Por:

Salvador Luis Raggio

La literatura de Gabriel Rimachi Sialer (Lima, 1974) se ha caracterizado siempre por tener dos grandes corrientes internas: los mundos desgarradores del realismo, donde, a través de una estética de denuncia, retrata el día a día de la urbe limeña; y las ficciones de índole sobrenatural, cultivadas a su vez por el filtro de la fantasía.

Esta doble tendencia se ha presentado frecuentemente por separado; sin embargo, en su más reciente novela juvenil, La increíble historia del capitán Ostra (Moby Dick, 2020), el autor busca asociar ambas aspiraciones, produciendo un texto que no solo enlaza sus fijaciones fundamentales, sino que también demuestra una preocupación por recrearse como escritor más allá de la comodidad o el lugar conocido.

 

La increíble historia del capitán Ostra es la historia del pequeño Jack, un niño huérfano que vive con su hermana y su abuela en el Perú contemporáneo, embobado por una vecinita que lo cohíbe y enganchado al mundo de los superhéroes y las películas sobre el espacio. En este niño limeño, como sucede en otras aventuras de la fantasía canónica, reconocemos los arquetipos del héroe de la epopeya clásica: la iniciación del joven inexperto sobre quien recae una misión extraordinaria y la gesta que implica riesgos, aprendizajes y mutaciones. Jack, aquel pequeño que aún no entiende los días sin la presencia de sus padres, se hará valiente a través de un viaje interdimensional y mitológico, y en ese trayecto, a través del tiempo y el territorio desconocido, aprenderá más de una lección cardinal.

 

El tema del viaje mítico, sin duda, es el centro de la novela de Rimachi Sialer. No se trata de una invención novedosa, desde luego, pero sí concuerda con una tradición que el autor admira y sabe valorar. Ese respeto se hace evidente tanto en las relaciones que la novela tiene con La Odisea, Las crónicas de Narnia o Los Goonies como también en la manera en que la obra demanda la atención del lector juvenil, desoyendo a quienes esquivan la representación de la tristeza o la angustia en un relato para menores de edad. Tal y como sucede en aquellos recordados dibujos animados japoneses de los años 70 y 80 (Marco, de los Apeninos a los andes  o Candy Candy), el autor nos recuerda en las páginas de La increíble historia del capitán Ostra que las pulsiones más fuertes y los dilemas existenciales son también parte de la vida de un niño, y que son justamente esos caminos los que forjan nuestros espíritus y nuestras mayores virtudes.

 (Foto: Sengo Pérez)

 

________________

Salvador Luis Raggio (Perú, 1978) es narrador, editor y crítico cultural. Estudió dirección de cine y literatura. Doctor en Romance Studies con una especialización en estética y cultura hispánica (University of Miami). Ha publicado los libros de ficción Miscelánea o el libro geminiano (2006), Zeppelin (2009), Prontuario de los pies y de los zapatos (2012) y Shōgun inflamable (2015). Como editor ha preparado diversas antologías para editoriales de América Latina y España, entre las que destacan Asamblea portátil (2009), La condición pornográfica (2011) o Kafkaville (2015). También coordinó el volumen de ensayos académicos Salón de anomalías. Diez lecturas críticas acerca de la obra de Mario Bellatin (2013). Dirige la revista de creación Specimens (www.specimens-mag.com) y reside en los Estados Unidos, donde se desempeña como profesor de cine y literatura. Sitio web: www.salvadorluis.net

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Regístrate

O con tu correo

Inicia sesión

O con tu correo

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!