—Sí, bueno, se ha tratado de quitar la poesía de todas partes, la semana pasada me han preguntado en diversos ambientes… dos personas me han hecho la misma pregunta; la pregunta es: ¿para qué sirve la poesía? Y yo les he dicho: bueno, ¿para qué sirve la muerte?, ¿para qué sirve el sabor del café?, ¿para qué sirve el universo?, ¿para qué sirvo yo?, ¿para qué servimos? Qué cosa más rara que se pregunte eso, ¿no?
    —Todo está visto en términos utilitarios.
    —Sí, pero me parece que en el caso de una poesía, una persona lee una poesía, y si es digna de ella, la recibe y la agradece, y siente emoción. Y no es poco eso; sentirse conmovido por un poema no es poco, es algo que debemos agradecer. Pero parece que esas personas no, parece que habían leído en vano; bueno, si es que habían leído, cosa que no sé tampoco.
    —Es que en lugar de conciencia poética de la vida se propone la conciencia sociológica, psicológica…
    —Y política.
    —Y política.
    —Sí, claro, entonces se entiende que la poesía está bien si se hace en función de una causa.
    —Utilitaria.
    —Sí, utilitaria, pero si no, no. Parece que el hecho de que exista un soneto, o de que exista una rosa son incomprensibles.
    —Incomprensibles, pero van a permanecer a pesar de esta moda desacralizadora y despoetizante, digamos.
    —Pero a pesar de eso yo creo que la poesía no corre ningún peligro, ¿no?
    —Por supuesto.
En diálogo, I, 16
Prólogo, por Jorge Luis Borges (1985)
Prólogo, por Osvaldo Ferrari (1998)

6 comentarios para “¿Para qué sirve la poesía?

  1. iNo es nada sencillo, expresar las emociones más sin tener el temor que alguien te pregunte el porqué de tu comportamiento… si lo común es que te comportes como los demás seres del común… es casi similar a reflexionar para qué sirve la poesía, la música, la danza y la pintura, sino se puede vender, ni comprar… sino como forma de satisfacer los placeres espirituales!

  2. La poesía para mí es un tipo particular de relevamiento de la realidad, interna conjungando permanentemente con la circundante. El lector acude solidariamente para ver qué se hace con eso que sale en forma de poesía puesto que si quedará dentro podría causar daños irreparables, o exhorta a qué se arroje a la basura o a qué se difunda por qué puede servir de bálsamo alguien!!!

  3. Borges, Amo y Señor… Semi-Dios en mi humilde altar.
    La poesia solo sirve a aquellos que la aprecian. Leer un poema y deleitarse es algo comparable tal vez a un tatuaje, Siempre lo vas a llevar contigo. Mi humilde opinion.

  4. La pregunta es un tanto irritante. ¿Por qué, lo que sea, tiene que servir? ¿Sirve para algo lo que no conocemos y que existe sin que lo sepamos? Tal vez sí, tal vez no. Otro ejemplo: personalmente pese a poseer un cuerpo deportivo, los deportes nunca me atrajeron precisamente, sin embargo ni se me ha ocurrido pensar en preguntar para qué sirve el deporte, pues es evidente que si tantos los practican, debe ser que sirve y en muchos aspectos.
    Sinceramente me cae mal que haya gente que necesita que todo lo que es importante tiene que servir para algo. La misma pregunta se ha hecho con respecto a la filosofía ¿Para qué sirve la filosofía? Y yo tengo ganas de preguntarles ¿Para qué sirve la política? Sobre todo hoy en día en que los políticos lo único que buscan es el poder, De veras ¿para qué sirve todo ese enorme despliegue, la cantidad de dinero que cuesta, la dedicación casi exclusiva del periodismo, la impresionante cantidad de palabras pronunciadas, y todo el tralalá inimaginable que arrastra? No me vengan a decir que es para conocer a los candidatos, porque no los conocemos y no es por lo que griten, vociferen, prometan y demás, que llegaremos a conocerlos realmente. Y allá vamos a votarlos, algunas veces por no decir mayormente, porque estamos convencidos de votar bien, y si no es al mejor, ultimamente al menos peor, o porque somos miembros de un partido y tenemos la obligación debida.
    A mí me atrae la ilusión de la libertad, de los valores intrínsecos, no porqye sean útiles, no porque sirven para algo, sino por que me dan la impresión de estar viva, y que no tengo que pagar por ver el cielo, el mar, un río, las montañas y oir el canto de los pájaros, que parecen cantar por desahogar un exceso de felicidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Regístrate

O con tu correo

Inicia sesión

O con tu correo

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!