Zona mixta

Leer para crecer: Por qué leerle a nuestros bebés.

No todos los libros se leen igual. Eso queda claro. Sin embargo, hay lecturas que con un acompañamiento adecuado pueden producir excelentes resultados, tanto en quien las escucha (en este caso los bebés) como en los padres que se encargan de esta actividad, ya que mejoran su relación con ellos.

Por ejemplo, es poco probable que si a un niño recién nacido le demos “Don Quijote” sea capaz de entenderlo, al menos en su real dimensión. Sabiendo de antemano que quien lea sea probablemente alguno de sus padres. Si lo que se busca es que lea solo en algún momento de su vida, sería necesario desarrollar otro tipo de habilidades cognitivas que solo el tiempo y un acompañamiento adecuado pueden ser capaces de lograr. Esta investigación, sin embargo, se centra en la lectura de padres a hijos como una herramienta de indispensable valor.

El mensaje a favor de la lectura está llegando. Eso es irrefutable. Cada día son más personas las que reconocen que leer es un hábito importante. Un informe resumido de Child Trends, por ejemplo, sugiere que el 55 por ciento a los niños de tres a cinco años les fue leído más de un libro al año desde 2007, con un muy buen impacto posterior en sus desempeños sociales.  Sin embargo, esto no necesariamente aclara  que lo que está en las páginas puede ser tan importante como la experiencia de leer libros en sí misma. ¿Son todos los libros iguales cuando se trata de la lectura a edad temprana? ¿Importa lo que elijas para leer? ¿Cuáles son realmente los mejores libros para niños pequeños?

Con el fin de guiar a los padres sobre cómo crear una experiencia de lectura de libros de alta calidad para sus bebés, el laboratorio Scientifica American ha llevado a cabo una serie de estudios de aprendizaje para determinarlo. Uno los objetivos es comprender mejor hasta qué punto la lectura de libros compartidos es importante para el desarrollo cerebral y conductual de las niñas y niños.

El estudio determina que, por obvias razones, no todos los libros son  iguales. Los libros que los padres deben leerles a los niños de seis a nueve meses probablemente serán diferentes de los que le leen a los niños de dos años y estos a su vez probablemente sean diferentes de los apropiados para los niños de cuatro años que se preparan para leer por cuenta propia. En otras palabras, para cosechar los beneficios de la lectura de libros compartidos durante la infancia, debemos leer a nuestros pequeños los libros correctos en el momento adecuado.

Asimismo, hizo un experimento. Un grupo de padres leyó libros de cuentos para bebés que contenían seis personajes ilustrados que nunca habían visto antes. A otro grupo se le dieron los mismos libros de cuentos, pero en lugar de nombrar individualmente a los personajes, se utilizó una etiqueta genérica y maquillada para referirse a todos los personajes (como “Hitchel”). Finalmente, hubo un tercer grupo de comparación de bebés cuyos padres no leyeron nada especial para el estudio.

Después de tres meses, las familias regresaron al laboratorio para poder medir nuevamente la atención de los bebés hacia los personajes de cuentos. Resultó que solo aquellos que recibieron libros con caracteres ilustrados mostraron una mayor atención en comparación con su visita anterior. Y la actividad cerebral de los bebés que aprendieron etiquetas individuales también mostró que podían distinguir entre diferentes personajes individuales. No vimos estos efectos para los bebés en el grupo de comparación o para los bebés que recibieron libros con etiquetas genéricas.

Para los bebés, encontrar libros que nombren diferentes personajes puede conducir a experiencias de lectura de libros compartidos de mayor calidad y resultar en los beneficios de aprendizaje y desarrollo del cerebro que encontramos en nuestros estudios. Todos los bebés son únicos, por lo que los padres deben tratar de encontrar libros que interesan a su bebé.  Libros como “Pat the Bunny”, así como historias sobre animales, como “Dear Zoo” pueden ser una buena puerta de entrada.

Es posible que los libros que incluyen personajes con nombre simplemente aumenten la cantidad de conversaciones entre padres, ya que esto ayuda a enriquecer el vocabulario y fortalece la capacidad de interacción. Sabemos que hablar con los bebés es tan importante para su desarrollo como leerles historias, entonces en este punto deberíamos centrarnos en fortalecer sus capacidades socioemocionales.

Tomado de: https://www.scientificamerican.com/article/for-baby-rsquo-s-brain-to-benefit-read-the-right-books-at-the-right-time/

Share:

Leave a reply