Pages Navigation Menu
Regístrate o Inicia sesión con:

Un paréntesis de alegría

Posted by on Abr 26, 2017 in Cuentos, Destacados | 0 comments

http://elbuenlibrero.com/wp-content/plugins/slider/Front_images/Default/1.jpg
CABS
Lorem ipsum dolor sit amet, ne verear elaboraret mel. Ea sed quaestio pericula. Vel ludus pericula ex, euripidis conceptam abhorreant an sed. Vis ad apeirian antiopam molestiae..
http://elbuenlibrero.com/wp-content/plugins/slider/Front_images/Default/2.jpg
MESSY EVENING
Lorem ipsum dolor sit amet, ne verear elaboraret mel. Ea sed quaestio pericula. Vel ludus pericula ex, euripidis conceptam abhorreant an sed. Vis ad apeirian antiopam molestiae..
http://elbuenlibrero.com/wp-content/plugins/slider/Front_images/Default/3.jpg
UMBRELLA
Lorem ipsum dolor sit amet, ne verear elaboraret mel. Ea sed quaestio pericula. Vel ludus pericula ex, euripidis conceptam abhorreant an sed. Vis ad apeirian antiopam molestiae..
http://elbuenlibrero.com/wp-content/plugins/slider/Front_images/Default/4.jpg
OLD TRAM
Lorem ipsum dolor sit amet, ne verear elaboraret mel. Ea sed quaestio pericula. Vel ludus pericula ex, euripidis conceptam abhorreant an sed. Vis ad apeirian antiopam molestiae..
http://elbuenlibrero.com/wp-content/plugins/slider/Front_images/Default/5.jpg
THE MIXTURE
Lorem ipsum dolor sit amet, ne verear elaboraret mel. Ea sed quaestio pericula. Vel ludus pericula ex, euripidis conceptam abhorreant an sed. Vis ad apeirian antiopam molestiae..
Ve un auto estacionado y una pareja canibalizándose; el Inefable se percata que las manos de la carnicera van calando desde los hombros, yendo en vertical. Le jode, pues están en la puerta de su edificio. Se acerca, golpea la ventanilla y les dice: “¡vayan a hacer sus cochinadas a un hotel, a la playa o un parque!”. Su vecina se baja indignada: “usted va a escucharme”. El auto arranca.

Leer más

Vacas en la playa

Posted by on Jun 8, 2016 in Narrativa y poesía escogida | 0 comments

vacasenlaplaya

 

1

(CUENTO)Durante años me jacté de que la primera vez que leí a Carver fue coqueado, después de una larga borrachera. Me enorgullecía diciendo que era la mejor forma de leerlo, como un homenaje. Si no lo has leído en ese estado nunca llegarás a comprenderlo del todo, le decía a cualquiera que me escuchase contar aquella historia. Entonaba la voz para hacerla parecer canchera; lo que nunca dije fue que, además, aquella era mi primera vez con la coca. Ahora que lo escribo no soporto lo estúpido que me siento por haberme jactado de algo así. No se puede leer a Carver en ese estado.

Leer más

Agua de la Roca

Posted by on Mar 31, 2015 in Narrativa y poesía escogida | 0 comments

moisescuento

 

(CUENTO) Tras derrotar a Egipto y enterrar a su ejército en el Mar Rojo, toda la congregación de Israel partió al desierto de Zin, por sus jornadas, a la orden del Señor, y acamparon en Cades. Al mes no había agua para el pueblo, entonces Coré hijo de Ishar, hijo de Leví, Datán y Abiram hijos de Eliah; y On hijo de Pelet, de los hijos de Rubén, tomaron gente y se levantaron contra Moisés con 250 varones de Israel y sus espadas.

Leer más

El falso autoestop- Milan Kundera

Posted by on Dic 20, 2014 in Cuentos | 0 comments

amoresridiculos

 

La manecilla del nivel de la gasolina cayó de pron­to a cero y el joven conductor del coupé afirmó que era cabreante lo que tragaba aquel coche.
—A ver si nos vamos a quedar otra vez sin gasoli­na —dijo la chica (que tenía unos veintidós años) y le recordó al conductor unos cuantos sitios del mapa del país en los que ya les había sucedido lo mismo.

Leer más

En el aire- Lenin Solano

Posted by on Oct 12, 2014 in Narrativa y poesía escogida | 0 comments

tvnews(CUENTO) Eran casi las nueve de la mañana del día lunes 15 de julio de 1974 cuando Christine Chubbuck ingresó al canal 40 para realizar su conocido programa Suncoast digest. Llevaba un vestido blanco, de pechera negra, y un bolso en donde guardaba sus características marionetas, las cuales en ciertas ocasiones mostraba estando al aire para animar sus entrevistas o comentarios. Lo que más destacaba en ella era su largo cabello lacio y negro que casi le llegaba a la cintura.

Leer más

Ojos de perro azul- Gabriel García Márquez

Posted by on Abr 29, 2014 in Cuentos | 0 comments

ojos de perro azulEntonces me miró. Yo creía que me miraba por primera vez. Pero luego, cuando dio la vuelta por detrás del velador y yo seguía sintiendo sobre el hombro, a mis espaldas, su resbaladiza y oleosa mirada, comprendí que era yo quien la miraba por primera vez. Encendí un cigarrillo. Tragué el humo áspero y fuerte, antes de hacer girar el asiento, equilibrándolo sobre una de las patas posteriores. Después de eso la vi ahí, como había estado todas las noches, parada junto al velador, mirándome. Durante breves minutos estuvimos haciendo nada más que eso: mirarnos.

Leer más

El Aleph- Jorge Luis Borges (Argentina- Parte I)

Posted by on Mar 1, 2013 in Sin categoría | 0 comments


Empezamos el ciclo argentino por todo lo alto. Jorge Luis Borges es el elegido. Vale decir que pertenece a una raza distinta de escritores. Y es que además de ser un ícono representativo de la lengua castellana, es un autor tocado por la mano divina: además de narrador, es también un excelente poeta y pensador. Sin embargo, vamos a centrar esfuerzos en su prosa y con ello hablar un poco acerca de “El aleph”.


Título: El aleph
Editorial: Emecé, 1976- Buenos Aires, Argentina

Bien dije al inicio que Borges era un escritor “distinto”. Pues bien, he de ratificar esa premisa en las primeras líneas de esta reseña. Lo que el lector puede hallar a través de las páginas del “Aleph”, es un sinfín de anotaciones en torno al vasto conocimiento cultural del autor. Así, por ejemplo, nos topamos con la historia de Marco Flaminio Rufo, una especie de centurión romano cuyo afán es encontrar un río en el que yace el secreto de la inmortalidad. Tras emprender un viaje que conlleva un gran número de dificultades, llega al río y se topa con una realidad bastante macabra: los que resguardan el río son hombres salvajes, violentos.

“El inmortal”, título de este gran relato, es una paradoja acerca del poder y  de quiénes están detrás de él. Los trogloditas conforman esa imagen oscura sobre la ignorancia del ser y su influencia, de cómo defienden algo que ni siquiera ellos mismos conocen a plenitud. El centurión, por su parte, encarna al gran aventurero capaz de soportarlo todo (incluso la pérdida de sus hombres) por llegar a su objetivo. 

Borges no es fácil de leer. Su prosa está plagada de referencias a otros textos. Sin embargo, el plato fuerte de este compendio de cuentos variados es aquel que lleva como título “El aleph”Este cuento, particularmente, fue el encargado de introducir el término “borgiano” a aquello calificado como sublime literariamente hablando.

La historia se devanea entre un meticuloso orden por encajar las palabras y el drama que vive un ficticio Jorge Luis Borges. Escrito en primera persona, el autor-personaje cuenta su admiración por Beatriz, una mujer de la que está profundamente enamorado y que ha muerto en 1929. El antagonista aparece bajo el nombre de Daneri y aquí vale la pena detenerse porque es interesante la relación que se plantea entre ambos.


Daneri es el primo de Beatriz y en una de las visitas de Borges a la casa de ella (lo hace casi de manera fetichista), le muestra  versos de un poema suyo que pretende representar el mundo entero. Por su puesto, esta idea es jalada de los pelos y Borges lo ironiza constantemente. Daneri, en su afán por mostrar su lado más “artístico” decide contarle aquello que tanto lo aterroriza.  Ahí, escondido entre los escalones, había un Aleph, un punto en el espacio que encierra todos los puntos, o, si se quiere, el lugar que permite ver todos los lugares simultáneamente. Pero después de contemplar el universo, decidió vengarse de él actuando condescendientemente, como si no hubiese Aleph alguno y le estuviera siguiendo la cuerda a los desvaríos de su “amigo”.


El autor narra el cuento de manera muy realista, otorgando datos concretos sobre direcciones, nombres, número de escalones en una escalera, para darle realismo a un hallazgo evidentemente fantástico. Las imágenes que crea son tan contundentes que “El Aleph” logra capturar nuestra atención y leerlo un rato a solas puede resultar una experiencia casi religiosa. 

Recomiendo tomarse un tiempo para atravesar sus páginas. Les aseguro que no se arrepentirán. 

Leer más
Google Ads
Google ads2