LiteraturaSin categoría

La maravillosa vida breve de Óscar Wao

oscarwaoEditorial: De Bolsillo, 2009
Autor: Junot Díaz

Son tiempos del trujillato y República Dominicana vive un período de incertidumbre. El dictador hace y deshace en medio del caos; en ese sentido, los padres deben proteger a sus hijas del voraz apetito sexual de “El Jefe”. Negársele era firmar una carta de sentencia o atenerse a las consecuencias del “Fukú”, una maldición capaz de traspasar barreras generacionales.
Óscar Wao lo supo y en él pueden verse reflejadas las marcas de ese fatal designio. Es gordo, nerd, patichueco y no consigue “rapar” (tener sexo en jerga dominicana). Arrastrará sus pasos hasta los Estados Unidos( Los escenarios van desde Santo Domingoa Nueva Jersey), paseará su miserable existencia por distintas universidades con el único sueño de convertirse en el J.R.Tolkien latino.

Junot Díaz (Santo Domingo, 31 de diciembre de 1968) es un escritor domínico estadounidense, ganador del premio Pulitzer, profesor de escritura creativa en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) y editor de la revista Boston Review. Recibió el Premio Pulitzer de Ficción del 2008 por La maravillosa vida breve de Óscar Wao.

Junot Díaz nos ha regalado un drama con intrigas de historieta y capítulos enteros donde la desdicha, la mala suerte y sobre todo, la fatalidad, marcan con tinta indeleble el destino de sus personajes. Hay algo que los homogeiniza: todos pierden. Ninguno de ellos alcanza el éxtasis máximo de su felicidad y ante ello solo deben contentarse con migajas de esta. Por ejemplo, Óscar, quien finalmente vertebra casi todos los relatos, nunca consigue “rapar”, pero se contenta con recibir un beso en la boca poco antes de morir.
Hay algunos personajes que pueden resultarnos entrañables, como por ejemplo “La Inca” quizás testigo sobreviviente de cuando les cayó la maldición. Otros como “Lola” (hermana de Óscar) y “Yunior” (su mejor amigo y la voz que narra la mayoría de capítulos) son los acompañantes en la vida de un héroe tierno hasta el ridículo. Ambos cuentan su propia versión de cómo conocieron a Óscar y entre estas conversaciones, vemos finalmente el porqué se le llama Óscar Wao y no Óscar León (como se señala el nombre de la familia).

Según Yunior, todo deriva de una jodienda de la cual Óscar no salió bien librado; nadie sabía pronunciar el nombre del escritor Óscar Wilde y, tras la impaciencia de su amigo de tratar de enseñarles el tono correcto, éstos le bautizaron como Óscar Wao, quien finalmente acepta el apodo.

Share:

Leave a reply