CulturaDestacadosNoticias

Dos años de “El buen librero”

 

ebldestacado

Hace dos años floreció de la nada. Cero seguidores, cero “padrinos” que lo promueven en las redes sociales, cero presupuesto y cero plataformas que lo respalden. Su principal objetivo: tomar la premisa de ese librero amigable que usa la tecnología para poder llegar al público, a los miles de cibernautas amantes de la lectura. De ahí justamente el nombre: El buen librero.

Por:

Rosana López-Cubas (@miamienescena)

Poco a poco y con el paso del tiempo, El buen librero, además de incrementar el número de sus lectores y/o seguidores, se ha convertido en un dinámico portal de visita obligada. Si bien, en su primer año, empezó con un plantel mínimo de colaboradores, hoy por hoy, cuenta con destacados reseñistas y editorialistas independientes locales e internacionales.

Gianfranco Hereña, creador y director de El buen librero nos comenta que este 2015 será el año de la consolidación y la descentralización definitiva de la web en el plano local. Precisamente, para charlar al respecto, Lima en Escena lo entrevistó.

-Gianfranco. ¿Cuáles fueron los motivos que te llevaron a crear el portal El Buen Librero?

-Soy un tipo que se toma las cosas muy a pecho. Y hubo dos, en particular, que no concebía. La primera, ver que la página de cultura en los diarios se había convertido en una extensión de los programas de espectáculo. La segunda, que las librerías se habían convertido en una especie de supermercado. Los buenos libreros eran casos aislados y la mayoría se había convertido en vendedores de libros que es algo muy distinto. Entonces decidí arriesgarme a crear un blog que empezó por tomar la premisa de ese librero amigable que usaba la tecnología para poder llegar a la gente. De ahí también el nombre.

-El portal surge con el lema “Todos tenemos un libro del cual hablar” ¿Lo tienes tú?… ¿Es un pretexto para motivar a los lectores y público a leer?

-No solo a leer sino a compartir sus lecturas. Es probable que nunca nos alcance la vida para leer todo lo que quisiéramos. La invitación no es solo para críticos especializados sino también para los lectores de a pie, que quieren dejar una opinión sobre lo que han leído. Me parece interesante fomentar en ellos el juicio crítico.

Gianfranco Hereña estudió Comunicaciones en la Universidad de Lima. También ha sido docente del taller de Literatura y Periodismo del Colegio Pío XII por dos años consecutivos. Junto a sus alumnos editó la revista “Garabatos”.

-A casi dos años de vida de El Buen Librero, un portal de reseñas y otros temas vinculados a la literatura y el arte, ¿qué balance te deja todo lo trabajado hasta el momento…?

-Que más allá de haberme convertido en mil oficios: reseñista, reportero, community manager y editor de videos, es una labor que me satisface. Ha sido como ver crecer a un hijo que ahora empieza a dar sus primeros pasos. Nadie creía en mi proyecto cuando lo empecé y hoy, tiempo después, muchos alaban el lugar que se ha hecho la página sin saber que fueron ellos mismos quienes la desdeñaron cuando era todavía un blog. Considero que el balance es positivo y tiene para serlo aún más.

-Hay un especial énfasis a las reseñas de libros. ¿Cuál es el objetivo de esta sección en particular?

-El de saber que no basta solo con lo que nos dicen las contratapas. Es algo más que brindarle un producto a la gente, es darle un motivo para sentarse a leer un libro y saber que a través de la reseña éste vale la pena.

-Hay un sin número de publicaciones digitales literarias similares. ¿Cuál es la variante de las reseñas que nos ofrece El Buen Librero?

-Como te dije anteriormente, tratamos de brindarle reseñas al público y que éstas sean el camino que los lleven a consumir libros. Considero que no hay hallazgo más maravilloso que alguien te recomiende un libro y este logre cambiarte la vida en algo. Es como ser una especie de farmacéutico literario, alguien que te receta ese libro que necesitas en un momento dado.

-De otro lado, hay una sección bastante atractiva y dinámica dedicada a publicar cuentos de diversos autores locales e internacionales. ¿Cuál es el objetivo de esta sección en particular?

-Quizá aferrarme a ese último escombro de ego que me queda (risas). Son cuentos que alguna vez leí y que decido compartir ante mi incapacidad de poder leer a prisa y reseñar casi de inmediato. Quiero pensar que todavía soy capaz de transmitirle a la gente mi emoción por un texto que alguna vez me gustó.

-¿Qué planes en cuanto a crecimiento y expansión para este 2015?

-Hemos contactado a reseñistas y editoriales independientes de otros países para que la marca sea vista también afuera. Aparte de eso está la consolidación y la descentralización definitiva de la web en el plano local.

¿Cómo observas la producción literaria local?

-Veo con buenos ojos la abundante producción narrativa que ha dejado el 2014. Preocupa un poco el tema de que no se produzca tanta poesía. Tengo la impresión y, ojalá me equivoque, de que existen más poetas que lectores de poesía. Quizá eso haya sido siempre un agravante para que las editoriales se animen a publicar.

-¿Qué libros de autores peruanos, particularmente de este 2014-15 son vitales para recomendar?

-Puedo hablar de los que he leído y reseñado, sería imposible leerlos a todos aunque me gustaría haberlo hecho. Creo que “Austin, Texas 1979” de Francisco Ángeles, “Gaijin” de Augusto Higa o “Eléctrico Ardor” de Dany Salvatierra no tienen pierde. En el caso de “Austin, Texas 1979” hay un personaje con un mundo interior que se desmorona de a pocos, hay esa sensación de derrota que se construye página a página y eso lo convierte en atractivo, hace la lectura envolvente. Lo mismo ocurre con Sentei Nandakari (Gaijin) o Rodrigo y el “Camarada” Prudencio (Eléctrico ardor). Creo tener predilección por los personajes bien trabajados y estos tres ejemplos que he mencionado calzan perfecto.

-¿Qué opinas sobre el trabajo de los sellos independientes?

-Es encomiable pese a que se puede encontrar de todo. Hay quienes acusan a los sellos independientes de ser muy tendidos hacia lo comercial, que con un monto determinado cualquiera es capaz de publicar. Yo creo que eso escapa a las editoriales en sí mismas. Al final uno escoge a quién lee y las editoriales, como en cualquier otro negocio, hacen el trabajo de promocionar los productos que tienen.

– Háblanos sobre tu plantel y tu política de trabajo con ellos.

-Es un trabajo voluntario. Todos los colaboradores que tienen una sección destacada en la página han sido evaluados antes de acuerdo a sus trabajos previos en otros blogs o revistas. Lo que hice básicamente es juntar a una mixtura de apasionados por la lectura que querían dar su opinión y no tenían un espacio de difusión masiva.

Post tomado de : http://limaenescena.blogspot.com/#sthash.xgye7VbG.dpuf

Entrevistó: Rosana López Cubas

Fotos: Luis Miguel Peña

Agradecimientos:  Crisol Jockey Plaza

Share:

Leave a reply