Artes escénicasDestacadosNoticias

Carlos Tolentino: “Siento que cada generación crea su teatro y eso es bueno”

 

carlostolentino1

A lo largo de este año a punto de culminar, Carlos Tolentino dirigió montajes independientes y obras de teatro que forman parte del circuito comercial. Así, estrenó “Japón” de Víctor Falcón, repuso “Cuatro historias de cama” de Eduardo Adrianzén, cuyo estreno se llevó a cabo en Arequipa con el grupo Teatrando, y también dirigió “Todos eran mis hijos” (Premio Luces en la Categoría Mejor Obra de Teatro 2014) de Arthur Miller, en el Teatro Británico.

Por:

Rosana López-Cubas (@miamienescena)

Hace unos días estrenó “Huéspedes”, con sus alumnos de la Especialidad de Teatro de la Facultad de Artes Escénicas de la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP). En el 2015, en el Centro Cultural de la Pontificia Universidad Católica, estrenará “Un informe sobre la banalidad del amor” de Mario Diament, magnífica obra basada en el encuentro entre el filósofo nazi Martin Heidegger y la joven estudiante judía Hannah Arendt. Para charlar al respecto Lima en Escena fue en su busca.

Carlos, este 2014 ha sido un año productivo de estrenos, una reposición, un Premio Luces en la Categoría Mejor Obra de Teatro. ¿Qué balance te deja todo este trabajo?

Me deja grandes reflexiones. Comencé con “Japón” de Víctor Falcón, donde hice una serie de indagaciones formales con el lenguaje teatral empleado, y estoy terminando con “Huéspedes”, que es una experiencia de teatro experimental con mis alumnos de la Especialidad de Teatro de la Facultad de Artes Escénicas de la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP), donde intervienen un no-especio, como es un hotel. Considero que vivimos en una época en donde las diferentes tendencias escénicas nos obligan a crear cada vez más, nuevas posibilidades en la escena. En medio de estos dos montajes, dirigí “Cuatro historias de cama” de Eduardo Adrianzen estrenado en Arequipa con el grupo Teatrando, y su posterior presentación en el Teatro de Lucía, en Lima. Sin olvidar “Todos eran mis hijos” de Arthur Miller, que probablemente fue mi puesta en escena más cercana a lo tradicional, pero donde optuve una inmediata aceptación de público y de críticas.Yo, al igual que otros directores, alterno mi labor profesional dirigiendo producciones independientes y también otras, insertadas en circuitos comerciales para targets bien definidos. Sin embargo, en cualquier experiencia artística en la que me comprometo, siempre prevalece mi decisión de trabajar solo y exclusivamente en lo que creo y en lo que me enfrente al desafío.

Un nutrido número de estrenos se llevaron a cabo este 2014 en las diferentes salas de teatro. ¿Cómo observas el panorama teatral actual?

El panorama es alentador pero no debemos caer en un juego de ilusiones. En Lima existen aproximadamente unas cuarenta salas de teatro, de las cuales la mayoría solo son empleadas para hacer un solo tipo de teatro. Ese teatro, es el que generalmente se reconoce y premia como mejor teatro, sin embargo, existe el otro teatro, aquel que no tiene recursos mediáticos para venderse, ni tampoco cuenta con intérpretes famosos. Sin embargo posee un elemento primordial en su gestación, y es su rebeldía. ¿Qué es un rebelde? Según Camus, “un hombre que dice no.” Y para mi el teatro, el otro teatro, mantiene aún esa capacidad de proponer un cambio. No le interesa solo entretener o buscar reconocimiento. Se sabe incómodo pero no abandona su tarea. Por eso es necesario su presencia en el panorama teatral.

Lee la entrevista completa en: http://limaenescena.blogspot.com/2014/12/carlos-tolentino-siento-que-cada.html

Fotos: Rosana López Cubas

 

Share:

Leave a reply