Literatura

Contarlo todo- Jeremías Gamboa

Jeremías Gamboa-Contarlo Todo

 

Título: Contarlo todo
Autor: Jeremías Gamboa
Editorial: Mondadori, 2013

 

Ha recibido tanto elogios como críticas y se ha granjeado una popularidad envidiable para ser su primera novela. “Contarlo todo” ha estado en boca de todo el mundo y, como no podía ser de otra manera, aquí va la reseña.

Por:
Gianfranco Hereña
El verano le otorga al joven Gabriel Lisboa una oportunidad que cambiará su vida para siempre. Gracias a la pericia de su tío Emilio, conseguirá un puesto como redactor en la revista Proceso, una de los medios escritos más prestigiosos en el Perú.

La novela se sitúa a mediados de los años noventa y va hasta principio de los dosmiles. En ese tránsito vertiginoso, marcado por un clima político inestable, Lisboa adquirirá oficio necesario hasta convertirse en un periodista de raza, luego en alguien que busca escribir pero sabe cómo, y finalmente en la víctima de una serie de desencuentros amorosos que lo atiborran de más dudas que certezas .

Contarlo todo hace méritos a su título. Jeremías Gamboa logra crear un alter ego que desnuda por completo las confusiones, temores y dudas existenciales de todo adolescente que busca hacerse un espacio propio en el mundo de las letras. Si bien, estos encontronazos se resuelven (o parecen resolverse recién al final de la novela, cuando decide escribir por convicción), en el camino se presentan una serie de personajes que irán moldeando su destino hacia esa meta final.
 


Mencionar a todos y cada uno de ellos me resultaría denso e inapropiado. Prefiero dejar en manos del lector el descubrimiento de los mismos, así como decir quiénes son o parecen ser en la realidad (algunos son fácilmente identificables si se tiene un poco de conocimiento sobre el medio periodístico y literario en el Perú). 

 
Los diálogos son quienes crean o terminan de dibujar la personalidad de quienes van apareciendo. Algunos, como el que voy a citar, me resultaron deliciosos.
 

–  Dime, bellaco – le dijo de pronto, en lo que parecía al principio un susurro– ¿Tú has leído la Biblia?
El chico abrió los ojos como platos.
– ¿Perdón, señor Vegas?
– Te pregunto si has leído la Biblia, mequetrefe.
(Me encantaba cuando Vegas le decía a la gente cosas como esas: “Badulaque”, “mequetrefe”, “belitre”, “ gusarapo”).
– Sí, señor Vegas
– ¿Puedes decirme, entonces, qué dicen las primeras líneas del Génesis?
El otro se quedó mudo.
– ¡Primero fue el Verbo!– recitó Vegas, buscándome con la mirada y sonriendo hacia mí– ¿Entiendes? ¡Primero fue la palabra! Después de ella, vienen todas esas mariconadas de las fotos y las imágenes y todo lo que a los asesinos de la palabra les encanta. Y tú eres eso ¡Un asesino de las ideas! Así que metes ese texto como sea que yo me largo de este antro, ¿entiendes? No soporto este lugar un minuto más. Vámonos de esta pocilga, Lisboa. 

 
Hay algunos personajes como este que , por opinión propia, debieron tener más participación en la historia (Otros bien trabajados como De Rivera, por ejemplo, no vuelven a aparecer en el relato desde que Lisboa renuncia a su puesto. De ahí en adelante es solo una presencia que aparece intermitente en su memoria). 
 
Dado que esta novela parece ser casi autobiográfica y la historia se centra no solo en narrar su paso por el periodismo, es válida la omisión, aunque no por ello descarto que me gustaría verlos en otra novela o libro de cuentos (queda en manos del autor).
 
Algunos críticos han calificado a la novela como un testimonio de “autosuperación”.  No sé que tan positivo o negativo sea eso, lo que sí me queda claro es que lejos de buscar una prosa llena de adjetivos inútiles o una trama enrevesada , Gamboa ha sabido (a pesar de los altibajos del relato) contar diez años en la vida de un personaje de manera bastante limpia.
 
Si me tengo que quedar con algo, firmo lo que dice Mario Vargas Llosa en la contratapa: “Un escritor perfectamente dueño de sus medios expresivos, que sabe concentrarse en lo escencial, que es siempre contar una historia bien contada”.
 
Otras reseñas sobre este autor:
 
 
Share:

5 comments

Leave a reply