Libro vs PelículaLiteratura

Versus: Los juegos del hambre

juegosdelhambre

 
¿Cuál fue mejor, el libro o la película? Muchas veces nos lo hemos preguntado. Por ello, El Buen Librero le da a sus lectores la posibilidad de opinar en esta nueva sección. Este primer versus va entre “Los juegos del hambre”. Esperemos que les guste.

Por:

Alexiel Vidam

Título: Los juegos del hambre
Autora: Suzanne Collins
Editorial: Molino, 2012

Quienes ya vieron la versión cinematográfica, sabrán más o menos de qué se trata: Un universo distópico, postapocalíptico, que nos traslada a la nación de Panem, gobernada por el Capitolio. Éste tiene sometido a doce distritos que alguna vez se rebelaron contra sus abusos. Como castigo y recordatorio de su inferioridad, el Capitolio obliga a los distritos a entregar, cada año, a un joven y una joven de entre los 12 y 18 años para participar en un espectáculo macabro conocido como “Los Juegos del Hambre”.

En esta “competencia”, los veinticuatro “tributos” deben sobrevivir en un campo lleno de peligros y asesinarse unos a otros hasta que sólo quede uno. El ganador recibe muchos regalos y reconocimientos, además de importantes beneficios para su distrito (especialmente comida). Mediante la contienda, transmitida paso a paso por la TV, el Capitolio se asegura de mantener distraída a la población, y les da la leve esperanza de obtener beneficios (cabe resaltar las deplorables condiciones de vida que padecen casi todos los distritos). Por si fuera poco, los tributos se ven obligados a sonreír y agradar al público, a fin de ganar auspiciadores (necesarios para su supervivencia). Hasta aquí, podemos decir que libro y película no se distancian demasiado. El filme ha respetado tanto la historia como el molde de los personajes, en esencia y en apariencia física. A diferencia de otras adaptaciones, en este caso sentí que tanto los actores como los escenarios empleados en la versión fílmica, calzaban perfectamente con las descripciones de la novela. Lo que sí debemos señalar, es que hay un importante cambio de perspectiva en cuanto a la narración: en el filme nos encontramos frente a un relato en tercera persona (vemos todo desde afuera y desde los ángulos de cada personaje); por otra parte, la novela está redactada en primera persona, de modo que observamos todo a través de Katniss. Esto, de buenas a primeras, no parece tan importante (dado que Katniss es la protagonista) pero a la hora de leer el libro y hacer la comparación, saltan diferencias evidentes en lo que se refiere al manejo de información.

Empecemos por el dato más saltante: la importancia del Vigilante Jefe Séneca Crane. En la película, una de las primeras escenas nos muestra a este importante funcionario hablando sobre el significado de los juegos. Él es el encargado de dirigirlos, de dar puntuaciones a los tributos y de transformar el campo de batalla (armado por computadora); de tal modo que cuando la cosa se pone “aburrida”, manda algún peligro que mantenga a la audiencia interesada. En el libro, su nombre ni se menciona. Sabemos que existen “vigilantes”, y que el campo es modificado desde afuera, pero nunca vemos a quienes lo hacen, desconocemos completamente sus  conversaciones, y apenas podemos intuir sus motivaciones a la hora de realizar los cambios. Asimismo, el presidente Snow es un ente omnipresente; sabemos que existe, que observa, que siempre está, pero sólo se muestra en carne y hueso al principio y al final de la novela (cuando anuncia el inicio de los juegos, y cuando presenta a los ganadores). Podríamos decir entonces, que la película gana un punto a favor en cuanto a que nos hace más parte de las maquinaciones políticas. Sin embargo, la novela tiene otros detalles que le sacan bastante ventaja a la versión cinematográfica. Al ponernos en los zapatos de Katniss, no sólo conectamos de manera más profunda con sus pensamientos y emociones, sino que se añaden al relato una serie de descripciones que lo enriquecen. Captamos, por ejemplo, la minuciosidad con que Suzanne Collins (la autora) construye el universo: se explica el origen de las mutaciones animales, las razones que llevaron a los distritos a tales condiciones, se muestra más claramente el modo de vida de sus habitantes y hay una imagen mucho más cruda de lo que es el hambre. Esto en la película se llega a captar, pero no se siente con la intensidad que refleja el libro. Aquí sí vemos gente desesperada por comer, y por comer lo que tenga en frente, desde un pollo hasta una rata. Observamos también la deshumanización que provoca en las personas; por ejemplo, cuando Katniss está dispuesta a ahogar un pequeño gato con tal de no tener otra boca que alimentar.

Otro punto interesantísimo que resalta en la novela, es el dominio de la autora –ex guionista de televisión- sobre los recursos audiovisuales. Mientras Katniss se desplaza a través de la arena de combate, va imaginando cómo es que la siguen las cámaras, los distintos planos y ángulos que van tomando y cuál sería el efecto que pretenden causar en la audiencia. En base a ello, va modificando sus acciones según sea conveniente (para conseguir auspicios), y deduciendo en qué momento se encuentra cerca de otro tributo o la acecha algún desastre natural. El punto más flaco de la novela, al igual que el del filme, es el del romance. Me atrevería a decir que incluso en la película se maneja mejor. En ésta, todo surge como una trampa ingeniosa de Peeta para ganarse a la audiencia, y en el camino se percibe cómo ambos personajes empiezan a sentirse confundidos y unidos por las circunstancias. En el libro, por el contrario, los sentimientos de Peeta son mucho más claros, y decide aprovecharlos más bien como recurso. En este caso, Katniss es la única que empieza a “confundirse” y a cuestionar sus sentimientos en el camino. El tema está en que el personaje de Peeta, aunque valiente e ingenioso en el libro, llega a pecar de cursi, punto que en la película ha sido matizado adecuadamente para no empalagar al público. Con todo y todo, si tengo que elegir, creo que me quedo con el libro. La película es una buena adaptación, pero me inclino por las descripciones mucho más detalladas y crudas de la vesión original. Definitivamente, el universo de Panem destaca mucho más en la novela, así como el juego de manipulaciones siniestras que envuelve el “espectáculo” de los juegos.

Para ver la opinión de esta y de otras películas, visita Cinematosis Crónica. 
Share:

1 comment

Leave a reply