Literatura

¿Para qué sirve la literatura?

 

Me lo preguntó, hace ya algún tiempo, un examigo médico: “¿Para qué sirve la literatura?”

Por:

Juan Francisco Ortega

Fue durante una cena con amigos que aún conservo. Un encuentro instructivo, formativo. Aprendí el origen y evolución del azúcar en Colombia desde el inicio del S.XIX hasta nuestros días.

A mi buen examigo, si bien no lo dijo expresamente, las lecturas no prácticas debían parecerle una pérdida de tiempo. Era una declaración implícita en la pregunta que no resulta extraña en estos tiempos de adoración técnica, culto a los tecnicismos e idolatría a los técnicos. Hasta algunos juristas dicen ser técnicos en derecho lo que siempre me ha parecido, más que un acto de soberbia, un acto de ordinariez frente a más de dos mil años de pensamiento. Lo cierto es que abundan los técnicos y faltan humanistas, no siendo ambos términos incompatibles. Abundan quienes tienen instrucción detallada en alguna rama del saber y otros que, siendo así, además, tienen una concepción global del ser humano, siendo capaces de arrojar algunas luces de dónde venimos y hacia dónde vamos. Los primeros son los técnicos y los segundos, los humanistas, para irnos situando.

La pregunta en cuestión obtuvo una sonrisa por respuesta. No era el momento ni el lugar para medianas profundidades intelectuales. Durante los años, he aprendido la inconveniencia de charlas de altura, o clases eruditas por muy azucaradas que sean, en espacios distendidos.

No obstante, si tuviera que dar una respuesta, diría que la literatura es el primer instrumento para tener una visión global del hombre. Las historias se construyen a partir de experiencias ajenas, de vidas de terceros que, a través de un proceso de construcción estético, son compartidos con los demás. El lector, el buen lector, tiene algo de egoísta porque desea apropiarse de las experiencias de otros que, generosamente, las comparten. Por eso la novela es el género de la madurez(…)  (Lee completo en El Espectador)

Share:

Leave a reply