Literatura

Lolita- Vladimir Nabokov

lolitanabokov

Título: Lolita
Autor: Vladimir Nabokov
Editorial: Anagrama, 2009 (reedición)

Han pasado cincuenta y ocho años desde la publicación de Lolita. El tiempo, sin embargo, no ha hecho mella ; por el contrario, le ha dado la razón y la ha premiado con eso que solo las obras maestras merecen: el recuerdo.

Por: Alex Rivera
Con esta novela, Nabokov creó un nuevo universo narrativo. Admirador profundo de Joyce, no sólo llevó hasta lo más alto el uso de los clásicos recursos iterarios de la novela del siglo XIX, sino que inventó nuevas y más refinadas formas de escribir, y que, como se ha demostrado, solo él pudo dominar a la perfección. ¿Quién nos puede deslumbrar mejor que él y con tanta efectividad en el uso del anagrama, el calambur o el dato escondido? Sin contar a los payasos y copiones de su obra, aún no he descubierto a nadie. Él es único.
 
La trama de Lolita es más que conocida: Humber Humbert, tipo cuarentón obsesionado por las nínfulas (chiquillas mayormente entre los diez y los trece años), nos cuenta el irrefrenable amor y lujuria que siente por su hijastra de doce años, Dolores Haze, chiquilla altanera, perspicaz y tentadora. Estos sentimientos, que son el motor y causa de su existencia, lo llevarán hasta el último peldaño del hundimiento moral y físico.
 
 
 
Lolita es más que una novela erótica. Los lectores que vayan a sus páginas con el único propósito de calentar la entrepierna, saldrán decepcionados. No es una novela para cualquiera, además. Esta exclusividad se debe más que todo a la actitud que se tome en cuanto a los matices, secretos y contrastes que guarda su estructura, una auténtica caja de Pandora. Fuera de todo eso y gracias, también, a todo eso, la novela es un disfrute total.
Cincuenta y ocho años es poco tiempo en la literatura. Si embargo, basta con esos años para garantizar la vigencia de Lolita. Los personajes de esta novela nunca expirarán: tanto Humbert Humbert (uno de los personajes mejor planteados de la historia) y Lolita (“fresca, equívoca, prohibida, tentadora”, como la describe Vargas Llosa en La verdad de las mentiras) tienen un asiento reservado en el imaginario humano.
 
 
 

 

Share:

1 comment

Leave a reply